El radar de tramo de la A-5 comenzará a funcionar “en breve, antes de final de año”, primero regulando la velocidad a 70km/h para después pasar a 50km/h cuando esta carretera se convierta en vía urbana, ha informado este miércoles el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, en la comisión del ramo.

La situación de la A-5 ha llegado a la comisión de la mano del concejal del PP Álvaro González, que ha mostrado su temor a que la carretera se convierta en una “ratonera” para los conductores madrileños y una “barbaridad”. “Ya verán como no llega el caos y el fin del mundo sino que se vivirá mejor y con un aire más limpio“, ha replicado el delegado.

Calvo, que ha detallado que el área de Medio Ambiente y Movilidad ha finalizado la adjudicación del radar de tramo, ha defendido que la A-5 es una “anormalidad” porque se entra en Madrid por la A-1, A-2, A-3 y A-6 como vía urbana. “Es una anomalía tener una carretera que pasa al lado de las viviendas”, ha subrayado.