El CD Leganés visita este viernes el estadio Nuevo Zorrilla (19.00 horas), donde se mide al Real Valladolid en otro duelo de armas tomar. El equipo pepinero, que ha sumado siete de los últimos nueve puntos, está a tan solo dos del Mallorca, equipo que marca a día de hoy la frontera de la permanencia. De ahí que un triunfo en la capital del Pisuerga le permitiría salir de los puestos de descenso.

Su rival no está tan necesitado de puntos, pero la realidad es que tampoco le sobran. Marcha 14º en la tabla con 20 puntos, siete por encima del ‘Lega’, por lo que una victoria ante el conjunto pepinero le permitiría abrir una brecha de dos dígitos y propiciar una situación aún más desahogada de cara al futuro inmediato.

La expedición leganense viaja a Valladolid este jueves por la tarde con todo el personal disponible a excepción de los lesionados Recio, Bustinza y Siovas, que se recupera de sus problemas físicos en tierras griegas.

En vísperas del duelo, Javier Aguirre esperaba ver “un equipo competitivo, lo espero de verdad. Tanto para nosotros como para el Valladolid es un partido importantísimo”,  reconocía el técnico del CD Leganés, que confía en que “seamos capaces de mostrar una cara seria y tengamos la ambición de ganar”.

Aun reconociendo la trascendencia del duelo, el entrenador mexicano sostenía que “no me quita el sueño la posibilidad de dormir fuera del descenso”, ya que “la Liga se decide en mayo”. En cualquier caso, se mostraba satisfecho por el balance del equipo desde su llegada al banquillo “porque estos ocho puntos son producto de la confianza que hemos ido recuperando”.