Jerry Maguire (Tom Cruise) está al borde del colapso. Ha pasado de ser el mejor agente a solo tener en cartera un jugador como Rod Tidwell (Cuba Gooding Jr).

Algo extravagante pero exigente, éste le pide a Jerry que si quiere representarle y seguir confiando el uno en el otro, le enseñe la pasta. El dinero. El parné. La guita. En definitiva: “Enséñame la pasta, Jerry”.

Esta es una de las escenas icónicas de Jerry Maguire (1996), y casi de los 90. Una secuencia para ejemplificar que en los negocios, como en la política, hay que enseñar si se quiere confiar. Ser pulcro y transparente, fiel a la palabra dada.

No en los 90, pero sí en 2015, la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, firmó con esta premisa un decálogo con diez compromisos a los que llamó Código Ético. Y entre sus postulados estaba la limitación del mandato a dos legislaturas. Es decir, ocho años, que tienen fecha de caducidad en 2023.

En los negocios, como en la política, hay que enseñar si se quiere confiar. Ser pulcro y transparente, fiel a la palabra dada

Sin embargo el PSOE de Getafe dice que hay una cláusula donde se estipula “la posibilidad de ampliar dicho periodo si la asamblea de militantes así lo decidía”. Pero no está por ningún sitio. Es más, no hay ni rastro del Código Ético ya por la web de los socialistas de Getafe.

De modo que si Sara Hernández y el PSOE de Getafe quieren la confianza de los vecinos, que cumplan su palabra, que no traicionen su firma y muestren esa cláusula públicamente, de puño y letra. Si no, por el bien de la política en general y la getafense en particular, deben irse hoy mismo.