La Junta de Gobierno de Alcorcón ha aprobado municipalizar el mantenimiento y la conservación del alumbrado público, que será gestionado por la empresa pública, ESMASA, a partir del próximo 1 de abril.

El encargo, por parte del Ayuntamiento, incluye medidas de mantenimiento preventivo tales como la vigilancia diaria del funcionamiento de los elementos luminosos de la instalación, la revisión y limpieza trimestral de todos los centros de mando, la revisión anual de la instalación completa.

“Con la gestión directa del mantenimiento y la conservación del alumbrado público esperamos mejorar, sustancialmente, el servicio prestado a nuestros barrios, logrando así una ciudad más segura y amable para nuestras vecinas y vecinos”, ha señalado Jesús Santos, segundo teniente de alcalde y presidente de ESMASA, que espera que con este paso “se resuelvan las deficiencias de iluminación en nuestra ciudad”.

Por otro lado, habrá también medidas de mantenimiento correctivo, entre las que destacan la reposición de los consumibles agotados (lámparas, fusibles, etc.), la reparación y sustitución de elementos fijos que sufran algún tipo de deterioro (cableado, luminarias, etc.), así como de la pintura, revestimiento y pavimentado, si fuera necesario, siempre que el deterioro esté relacionado directamente con la instalación.

Finalmente, se contemplan trabajos de mejoras de las instalaciones, identificando los principales puntos negros de iluminación de la ciudad y subsanando, dentro de las posibilidades, las deficiencias lumínicas detectadas.

AUDITORÍA DE 56.000 EUROS

El pasado 10 de marzo, la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, anunció que el Ayuntamiento de Alcorcón había adjudicado por 56.000 euros (IVA incluido) a Letter Ingenieros SL, la auditoría para analizar el problema del alumbrado en la ciudad.

En un plazo de dos meses tendrá que elevar un informe donde se detallen las incidencias detectadas y su solución, para posteriormente elaborar el pliego con el que adjudicar los trabajos de mejora en la iluminación.