Foto: RFEF

El estreno de España en esta Eurocopa 2020 se saldó con un empate sin goles en La Cartuja ante el combinado sueco. El resultado no se atuvo ni a lo que se esperaba ni a lo que seguramente mereció la ‘roja’ sobre el terreno de juego, pero la realidad es que su falta de pegada le acabó costando el triunfo y eso obliga a no fallar en los dos siguientes compromisos ante Polonia y Eslovaquia.

Poco puede achacársele al combinado de Luis Enrique en cuanto a su propuesta teniendo en cuenta que superó el 80 por ciento de posesión ante un rival que, eso sí, se acodó en su trinchera desde el pitido inicial y lo fio todo en ataque al vértigo de Isak y la veteranía de Berg para cristalizar alguna transición.

Y cerca estuvo de conseguirlo porque el delantero realista se dejó primero en la madera un remate a bocajarro que desvió Llorente y luego sirvió a su compañero un magnífico balón que éste no acertó a colocar entre los tres palos.

España, por su parte, convirtió la primera mitad en un interminable rondo que encontró contados resquicios en la zaga nórdica. Aunque haberlos los hubo. Dani Olmo se encontró a Olsen en un cabezazo (16′), Koke envió a las nubes un remate franco desde el punto de penalti (23′) y Morata dilapidó la más clara al no encontrar portería en un mano a mano con el meta sueco. Un fallo de los suyos que le granjeó las antipatías de buena parte del respetable presente en las gradas.

La selección bajó el pistón tras el descanso, entre otras cosas porque el calor empezaba a hacer mella en los jugadores y Suecia seguía metida en tablas con el único propósito de que los minutos se consumieran lo más rápidamente posible. Sin embargo, la entrada en escena Sarabia, Thiago, Oyarzabal y Gerard Moreno reportó nuevos bríos al combinado nacional, que cerró el encuentro volcado sobre el área rival.

Y por ahí llegó la más diáfana del encuentro. Un magnífico centro de Sarabia desde el flanco diestro encontró la testa de Gerard, pero Olsen acertó a sacar el balón con el pie cuando ya se colaba. Aún habría tiempo para una magnífica conexión entre Pedri y Jordi Alba, cuyo centro enganchó como buenamente pudo Sarabia topándose de nuevo con el cancerbero sueco. Y ahí acabó todo, tal y como empezó.

LUIS ENRIQUE: “TODAVÍA ASPIRAMOS A SER PRIMEROS DE GRUPO”

Al término del encuentro, Luis Enrique hacía balance de lo acontecido sobre el maltrecho césped de La Cartuja y señalaba que “el análisis es muy sencillo. Hemos sido muy superiores a un rival que ha decidido cerrarse atrás y hemos controlando completamente el partido”, afirmaba el seleccionador antes de subrayar que “hemos tenido las ocasiones necesarias y suficientes para llevarnos la victoria, pero no las hemos materializado”.

Pese a que el empate firmado no cubría sus expectativas, Luis Enrique recordaba que “todavía quedan dos partidos y seguimos aspirando a ser primeros de grupo, aunque es cierto que el fútbol es caprichoso y lo hemos vuelto a comprobar”.

En alusión a los pitos recibidos por Morata, indicaba que “Álvaro ha hecho un buen partido a excepción de materializar las ocasiones. Él está acostumbrado a estas situaciones, pero no debe ser agradable”, comentaba a la par que destacaba el buen papel desempeñado por los suplentes, “ya que todos los jugadores que han entrado han aportado algo y estoy contento porque son soluciones que tenemos ahí”.