El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha avanzando a los dirigentes autonómicos, en la última videoconferencia de presidentes que se va a celebrar durante el Estado de Alarma, que se levantarán los controles de las fronteras de la Unión Europea a partir del 21 de junio. Además, a partir del 1 de julio se abrirán con todos aquellos países fuera de Schengen.

El jefe del Ejecutivo les ha argumentado que esta decisión sobre las fronteras se adopta ante la evolución favorable de la pandemia. También se levantará la cuarentena de catorce días que se había establecido para todas las personas que llegaran a España de fuera.

No obstante, habrá una excepción, la de Portugal, que ha pedido que sus fronteras con España no se abran hasta el 1 de julio. Este adelanto se une al proyecto piloto que comenzará el próximo lunes, 15 de junio, en Baleares, donde está previsto que lleguen unos 11.000 turistas alemanes.

Sánchez ha trasladado a los presidentes autonómicos que están “pendientes todavía de que se haga un listado conjunto” por parte de la Comisión Europea, en relación con “las restricciones a terceros países en su circulación hacia el continente europeo”.

Así ha reconocido que este es un tema “crítico”, porque la evolución de la epidemia en Europa “va francamente bien”, pero en el resto del mundo, como en el continente americano, va “muy mal”.

La lista deberá basarse en criterios epidemiológicos, a pesar de las dificultades que Europa ha reconocido que existen para recabar datos verificables en determinados países, y deberá también tener en cuenta cuestiones como las medidas de contención durante el viaje que son capaces de aplicar estos destinos y que sigan el principio de reciprocidad.