El Ayuntamiento de Fuenlabrada, con la unanimidad de todos los grupos políticos, fue de los primeros en solicitar ser declarado zona catastrófica, por el paso de la borrasca Filomena. Y ahora también es el ‘alumno aventajado’ en el sur de Madrid, a la hora de calcular los daños.

Según estimaciones del Consistorio, la borrasca ha tenido un coste cercano a los 18 millones de euros, incluyendo el operativo, los daños producidos en edificios e infraestructuras municipales, y en arbolado, jardines y zonas verdes.

El Ayuntamiento ha enviado esta valoración a la Delegación del Gobierno. El Consejo de Ministros ya declaró toda la Comunidad de Madrid como zona catastrófica la semana pasada, si bien la portavoz, María Jesús Montero, dijo que el martes que viene se darían más detalles.

Además este pasado fin de semana, el consejero de Vivienda y Administración Local, David Pérez, pedía a los ayuntamientos de la región, un cálculo aproximado de los daños antes de este jueves. Cifras que Fuenlabrada ya ha enviado también al departamento de Pérez, a la vez que solicita al Ejecutivo autonómico, “que también ponga en marcha ayudas, tanto para los ayuntamientos como para los sectores productivos afectados”.

CASI CINCO MILLONES DE EUROS EN DAÑOS EN EL COMERCIO, LA INDUSTRIA Y LA AGRICULTURA

Entre esos sectores, el comercio y la industria local estima unos 3,6 millones de euros, mientras que los agricultores fuenlabreños ya apuntaban a este periódico, unos desperfectos por valor de casi dos millones de euros. Cantidades que el Ayuntamiento de Fuenlabrada también ha incluido en su balance.