Los cursos fueron financiados por el Ayuntamiento ya que la Comunidad de Madrid no lanzaba convocatorias

Victoria de CSIF Fuenlabrada en los tribunales. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado el recurso presentado por el sindicato CSIF, contra el nombramiento de 20 funcionarios por parte del Ayuntamiento de Fuenlabrada. Estos habían sido nombrados funcionarios del Centro de Iniciativas para la Formación y el Empleo (CIFE) y el TSJM lo ha considerado “contrario a derecho”.

En una sentencia, a la que ha tenido acceso Al Cabo de la Calle, el Alto Tribunal regional estima que “el Consistorio no ha acreditado que los nombrados funcionarios de carrera cumplieran con todos los requisitos exigidos por las bases para tomar parte en los procesos selectivos. Esto es, no ha justificado que ostentaran la condición de personal laboral fijo en el CIFE”.

CSIF han celebrado que el TSJM estime sus pretensiones contra “el nombramiento de funcionarios de carrera de familiares de altos cargos de la Corporación municipal y de UGT”

Así, el TSJM estima el recurso contencioso administrativo de CSIF “al entender que el nombramiento como funcionarios” hecho por el Ayuntamiento de Fuenlabrada “es contrario a derecho”, si bien no condena en costas al Consistorio fuenlabreño.

Desde CSIF han celebrado que el TSJM estime sus pretensiones contra “el nombramiento de funcionarios de carrera de familiares de altos cargos de la Corporación municipal y de UGT”. En este sentido, el sindicato insiste en que su cometido es que “los empleados municipales sean tratados por igual” y “sin privilegios” por pertenecer a ningún partido o sindicato.

“ES FALSO QUE HAYA NOMBRAMIENTOS A DEDO”

El Ayuntamiento de Fuenlabrada, gobernado por el socialista Javier Ayala, ha reaccionado a esta sentencia diciendo que “es falso que haya nombramientos a dedo, ni procesos selectivos a medida”.

Fuentes municipales consideran que el proceso en el CIFE “se hizo de manera correcta y escrupulosa”. Además añaden que “el juez no pone en duda la legalidad y limpieza del proceso, sino que existe discrepancia en el punto de partida de los trabajadores: si eran indefinidos o fijos”.

Por otro lado, recuerdan que “se trata de una cuestión que se aprobó en el Pleno en 2004 por unanimidad y con los informes favorables”.