El Ayuntamiento de Fuenlabrada ha comenzado a repartir desde este martes, un millar de mascarillas en 22 centros educativos de la ciudad, para la treintena de escolares que padecen sordera o problemas de hipoacusia (disminución de sensibilidad auditiva), así como para sus compañeros de aula.  

Estas mascarillas son transparentes y homologadas para permitir que el conjunto de escolares con problemas auditivos, puedan leer los labios e interactuar con el resto del alumnado así como con el profesorado. 

El alcalde, Javier Ayala, explica que con este reparto se recoge la petición realizada por alumnos y familias. “Comenzaremos la distribución hoy en el colegio Antonio Machado, que es un centro de integración, para continuar por el resto de aulas de la ciudad donde haya estudiantes con este tipo de problema”.  

Se trata de una iniciativa organizada de manera conjunta por las concejalías de Educación y Servicios Sociales, que llegará a 22 colegios e institutos de la ciudad, públicos y concertados durante esta semana.