El Ayuntamiento de Fuenlabrada, en colaboración con Telefónica, ha procedido a retirar las 43 cabinas de teléfono que aún quedaban instaladas en la vía pública con el objetivo de mejorar la accesibilidad de la ciudad.   

Este servicio, en desuso y sin demanda con el paso del tiempo, ha quedado “como una barrera arquitectónica que dificulta el tránsito de personas por las calles del municipio”, dicen desde el Consistorio.

El Ayuntamiento ha procedido además a acondicionar el espacio que ocupaban reponiendo baldosas en las aceras que lo han necesitado. Los trabajos de desmontaje comenzaron a principios de marzo y han finalizado hace unos días. Se han acometido por barrios.  

 

Según datos ofrecidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el 88% de los españoles jamás ha utilizado una cabina telefónica.