Tercer ataque consecutivo a la placa que recuerda la memoria de Sandra Palo, la vecina de Getafe brutalmente asesinada en 2003. Ubicada en un monolito en el parque Castilla-La Mancha, en Las Margaritas, la placa ha sido esta vez arrancada y tirada a la basura en un acto execrable y vándalo.

María del Mar Bermúdez, madre de Sandra Palo, ha afirmado que “lo hacen de sábado a domingo, de madrugada, y esta vez lo ha tirado al contenedor de la basura”. Y ha asegurado que “no van a poder conmigo, ni con mi familia y amigos, que le quede clarito, porque ya más daño que me hicieron el 17 de mayo de 2003 no lo pueden superar ahora”.

El portavoz del PP en Getafe, Rubén Maireles, se ha hecho eco escandalizado de este acto de barbarie. “¡Ya está bien! Han robado la placa en recuerdo de Sandra Palo y la han tirado a la basura. Que todo el peso de la ley caiga sobre estos sinvergüenzas y paguen por el daño que están causando” Tras lo cual Maireles ha enviado “un abrazo muy fuerte a Paco Palo y Marimar Bermúdez”.

La primera vez que la placa fue atacada ocurrió dos días después de su inauguración, cuando pintaron el monolito en memoria de Sandra Palo. Posteriormente operarios de limpieza limpiaron el monumento y a las semanas ocurrió el segundo acto violento, arrancando la placa por primera vez.

Entonces la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, manifestó que no entendía “tanta maldad ni bajeza moral” y que desde el Ayuntamiento volverían a reponerlas “cuantas veces haga falta”.