centro civico la alhondiga

Hasta ocho asociaciones y grupos del barrio de La Alhóndiga en Getafe han denunciado la “difícil situación” que atraviesan parte de los vecinos, a causa de la crisis económica derivada del coronavirus, y han pedido al Ayuntamiento soluciones para paliar estos efectos.

“Tanto Solidaridad y Esperanza, como Cáritas o el Ateneo La indomable, están atendiendo las necesidades más urgentes de parte de la población de Getafe. Desde estas entidades, se están cubriendo necesidades básicas como alimentación, productos de higiene y pago de alquileres”, señalan.

A estos problemas se suman la falta de trabajo, las dificultades de acceso al padrón municipal o Servicios Sociales, aparte de, en algunos casos, “el deterioro de la salud mental que ha originado el confinamiento de la población.

Estas cuestiones, a su juicio, no se están resolviendo con las ayudas que anuncian las administraciones públicas, como el Ayuntamiento de Getafe, las cuales consideran “insuficientes en cuanto a presupuesto y personal profesional”.

En este sentido, las asociaciones de La Alhóndiga abogan por abrir los centros cívicos “como espacios de primera acogida, para atender presencialmente a las personas que necesitan ayuda”. Especialmente, aquellos vecinos con problemas con el idioma, para que sean atendido y orientados de forma jurídica por profesionales.

El Grupo de Economía Solidaria, asociaciones juveniles y las AMPA del Miguel Hernández y de La Alhóndiga se suman a las reivindicaciones de las organizaciones antes mencionadas, y piden al Consistorio que el personal municipal atienda presencialmente estas demandas, resolviendo así el colapso administrativo. “Sólo así se podrá garantizar que todos los vecinos que lo necesiten tengan acceso a las ayudas puestas en marcha desde las distintas administraciones”, apuntan.

MÁS DE UN MES SIN RESPUESTA

La mayor parte de estas reclamaciones fueron enviadas a la alcaldesa de Getafe el pasado 19 de octubre. En una carta solicitaban a la primera edil de Getafe, una reunión para abordar las soluciones a estos conflictos. Sin embargo, más de un mes después, siguen si haber recibido contestación.