La sala de Prensa del Coliseum fue escenario este miércoles de la presentación en sociedad de Ángel Martín González como director deportivo del Getafe, por más que llevara ya varios meses ejerciendo como tal. “Agradezco al presidente esta oportunidad y vamos a trabajar duro y a ser serios para que el Getafe siga en esta línea”, señaló el nuevo responsable del club azulón en materia de fichajes.

A su lado estuvo el presidente de la entidad azulona, Ángel Torres, que una vez más acaparó los focos, máxime cuando se le cuestionó por la continuidad o no de Bordalás al frente del equipo. “Lo ha dicho por activa y por pasiva 27.000 veces. Tiene contrato, quiere seguir y no va a ir a ningún sitio”, recalcó de entrada.

Pero no se detuvo ahí y sostuvo que “se hubiese equivocado si se hubiera planteado irse”, dijo antes de precisar que “si se va, el más contento soy yo porque entonces demostraría que a un entrenador al que no quería nadie lo he puesto en órbita. Ojalá mañana venga un grande y se vaya porque se lo merece”, subrayó antes de reiterar por enésima vez que “va a seguir con nosotros y eso lo he tenido claro siempre”.

Reacio en esta ocasión a dar nombres de jugadores susceptibles de ser incorporados al nuevo proyecto “porque la temporada aún no ha terminado en Segunda y hay jugadores que todavía tienen contrato en vigor”, priorizó “hablar primero con los que van a continuar o no en el equipo” y puntualizó que “la idea es no dejar salir a nadie, sobre todo los que han sido titulares”. Y en ese sentido remarcó que “sin pagar la cláusula no va a salir nadie y eso ya lo saben los jugadores”.

Puesto a valorar casos más concretos, detalló que tanto Jorge Molina, como Portillo y Ángel tienen “dos años más de contrato” y que el trámite burocrático con el Sevilla por David Soria “ya está ejecutado y le quedan cinco o seis años más de contrato con nosotros”. Por contra, los que no seguirán son los cedidos Samu Sáiz y Foulquier “porque seguramente no ejecutaremos la opción de compra”.

Por otro lado, y ya en clave más política, reiteró su deseo de “comprar el estadio y cerrarlo, pero eso depende del Ayuntamiento. A ver qué pasa después de las elecciones con el nuevo Gobierno que salga”, indicó.