Convenio Getafe

Ángel Torres ya sabe de primera mano -según la información a la que ha tenido acceso Al Cabo de la Calle así se lo han trasladado los técnicos del Ayuntamiento tanto a él como al equipo de Gobierno municipal en una reciente reunión- que tanto la compra del Coliseum como su posible permuta resultan de todo punto inviables. Así que el objetivo en el que se trabaja ahora es en una concesión administrativa a muy largo plazo. Tan a largo plazo que el propio presidente del club azulón ha llegado a hablar en las últimas fechas de hasta 50 años.

No parece sencillo que el Getafe pueda garantizarse el uso en exclusiva del estadio por tan dilatado periodo de tiempo, pero la realidad es que Torres y el Ejecutivo local buscan una fórmula que contente a ambas partes. Así lo deja entrever el concejal de Deportes, Javier Santos. “Que nos presenten una batería de inversiones que realizarán en el estadio y dependiendo de eso se valorará el tiempo de la concesión”, especifica.

Una vez se reciba la documentación solicitada al Getafe, el equipo de Gobierno “trasladará toda la información al resto de grupos municipales para buscar un consenso”, ya que esta concesión no tendría que pasar por el pleno municipal “al tratarse de una licitación, pero queremos que haya la mayor unanimidad posible”.

“Se trata de una instalación con un uso en exclusiva por parte de un equipo profesional”, recuerda el concejal, “por lo que parece lógico que sea el club quien acarree con todos los gastos necesarios para que el estadio esté en buenas condiciones”. Y no son pocas las obras que precisa el recinto del barrio de Getafe Norte: instalar cubierta en todo el perímetro del campo, tapar el foso, modificar la instalación eléctrica, etc.

Las ventajas que acarrearía esta posible concesión para las arcas del Consistorio las esboza Santos. “Si el club asume las inversiones que en principio tendría que realizar el Ayuntamiento al tratarse de una instalación municipal, ese dinero podría destinarse a otras áreas”, detalla.

Esta concesión solo afectaría al Coliseum. La ciudad deportiva aledaña se quedaría al margen ya que parte de sus terrenos pertenecen a la Comunidad de Madrid. Conviene recordar que el uso de ambas instalaciones por parte del club azulón quedó regulado en diciembre de 2016 a través de un convenio firmado por cuatro años.