Este miércoles ha tenido lugar la tradicional presentación de las nuevas equipaciones del Getafe y como viene siendo tradición el presidente del club azulón, Ángel Torres, ha aprovechado la ocasión para confirmar la identidad los primeros fichajes y dejar unas cuantas pistas acerca de las operaciones que puede llevar también a buen puerto en las próximas horas así como de posibles traspasos que se adivinan en lontananza.

Por lo pronto, ha dado rango de oficialidad a lo que venía siendo un secreto a voces. “Hay cosas que ya sabéis todos. El tema de Mata, de Guardiola, del portero de Las Palmas”, en referencia a Chichizola, “y el central mexicano”, en alusión a Osvaldo Alanis.

Además de otro portero y un delantero más “que le gusta mucho a Bordalás y al club también”, Torres ha explicado que también faltarían por cerrar tres centrocampistas y un central. En este último caso el objetivo es el malaguista Ignasi Miquel. “Les hemos hecho una oferta y de momento no hay acuerdo”, ha señalado el dirigente azulón. También ha admitido el interés por el centrocampista Melero, si bien ha precisado que “todo depende del Huesca. Le hemos hecho una propuesta y espero que de aquí al viernes se haga o buscaremos otras opciones”.

Cuestionado por posibles salidas se ha mostrado igualmente explícito. En lo tocante a Jorge Molina ha subrayado que “no está en el mercado salvo que él lo pida. Jorge es un patrimonio del Getafe. En la vida hay que ser agradecido”, ha comentadp antes de agregar que “me costó mucho traerlo y aunque he visto que muchos equipos lo piden, no está en el mercado”

Con todo, el jugador más cotizado del plantel es sin duda Djené. Torres no ha ocultado que con el togolés “están rozando el larguero ya. Tiene ofertas importantes”, ha indicado, “pero si no se paga la cláusula no se va a ir. Él lo tiene claro. Si no hay cláusula este año no se va porque el míster lo quiere y al chico no le importa jugar un año más en el Getafe”. Así las cosas, quien quiera hacerse con los servicios del central azulón ya sabe que toca rascarse el bolsillo a base de bien. Su cláusula es de 40 millones de euros.