Ruidos en mitad de la noche o carreras de pequeños pasos en los falsos techos. Y no, no son fantasmas, sino algo tan desagradable como las ratas que, ‘como Pedro por su casa’, campan a sus anchas en las casas de los vecinos de El Bercial en Getafe.

Esta ha sido la última denuncia, de un barrio que ha vivido lo peor de la borrasca Filomena. Y es que durante días, el Ayuntamiento gobernado por la socialista Sara Hernández “abandonó” a su suerte los getafenses de El Bercial. Aceras convertidas en pistas de patinajes que han originado caídas, accesos por los puentes que cruzan la A-42 inutilizados y constantes cortes de luz en las calles, con farolas que funcionan a media jornada. Algo, por otro lado, que ya es habitual.

A ello se ha sumado que la basura se ha amontonado durante días en los contenedores, sin que haya sido recogida hasta que se “ha normalizado” el servicio de recogida de residuos.

Este último hecho ha sido el que ha originado la presencia de los roedores en el barrio. Ya verlos en la vía pública es plato de mal gusto, pero además soportarlos en el hogar de un mismo, clama al cielo, como han puesto de manifiesto los vecinos, con imágenes y vídeos como este.