Estupor e indignación entre los propietarios de las viviendas de El Rosón en Getafe. Hace varias semanas, el Ayuntamiento de Getafe anunció que la EMSV asumiría los gastos notariales y registrales como “gesto comercial” con los compradores, por años de retrasos en la construcción de la promoción de viviendas.

Lo que se calló el Ayuntamiento, es que ese “gesto comercial” será compatible con cualquier reclamación que se realice contra la anterior contratista por parte de EMSV o de los propios adjudicatarios, pero no en el caso de realizar reclamaciones frente a la empresa municipal. Dicho de otro modo, ese “gesto comercial” tendrá la condición de no poder realizar ninguna acción judicial contra la EMSV.

Otra acción más de cara a la galería de un Ayuntamiento que acostumbra a esta práctica desde que Sara Hernández es alcaldesa. “Da la sensación que quieren comprar nuestro silencio con una pequeña indemnización que no hace justicia a la cantidad de tiempo perdido y dinero gastado por cada vecino a lo largo de estos años de espera”, dicen desde la Asociación Afectados El Rosón.

La Asociación también denuncia que “no se está cumpliendo la memoria de calidades” del proyecto. Y es que la EMSV anunciaba la instalación de puntos de alimentación de vehículos eléctricos, pero los propietarios alertan que “solo tenían intención de hacer una preinstalación con la intención de ahorrar costes y dejando este cargo a los vecinos interesados en su instalación”.

DEMORAS EN LA FECHA DE FINALIZACIÓN

Finalmente, los propietarios de las viviendas vuelven a denunciar demoras con la fecha de finalización de las obras. “Inicialmente la reanudación de las obras estaban previstas acabar en diciembre de 2020. Debido a la pandemia aumentaron esa fecha en dos meses y actualmente nos indican que se demoran otro mes más y aún así no pueden confirmar que vayan a acabar en la nueva fecha indicada”, explican hartos ya de esta “desesperante indefensión”.

EL PP RECHAZA QUE SE QUIERA “COMPRAR EL SILENCIO” DE LOS VECINOS 

Tras la denuncia de los afectados, el PP ha mostrado su absoluto rechazo a que el Gobierno municipal pretenda “comprar el silencio” de los vecinos de El Rosón. “Después de seis años de retrasos en estas viviendas ahora la alcaldesa Sara Hernández pretende comprar el silencio de los afectados para tapar su nefasta gestión. Esto es un abuso intolerable”, ha manifestado Carlos González Pereira, portavoz del Partido Popular.

Pereira recuerda que los vecinos “han visto truncados sus proyectos de vida y soportado daños y perjuicios económicos” y que están “en su legítimo derecho de iniciar las acciones que consideren oportunas en cualquier momento sin que el Gobierno municipal intente acallarlos”.