El último Pleno ordinario celebrado en Pinto el pasado jueves aprobó con los votos a favor de PP y PSOE la propuesta del Gobierno local de que dos de sus asesores compatibilicen sus puestos de cargos de confianza con el de docentes en la universidad.

El PP había solicitado que se dejara sobre la mesa el punto ante de la posibilidad de que uno de los asesores ya estuviera ejerciendo como profesor. Sin embargo el secretario del Pleno señaló que no afectaba a la compatibilidad y que en todo caso podría ser objeto de sanción posterior. Con lo que al no haber nada irregular votó a favor y el punto salió adelante.

Y eso que previamente, el Espacio de Participación Sindical (EPS) de Pinto, calificó de “oprobio” que fuera aprobada esta propuesta. “Máxime cuando ha habido trabajadores municipales de carrera que se les ha denegado”, exponía. De esta manera consideraban que lo que pretendían estos asesores era “aparte de seguir cobrando el salario de este Ayuntamiento poder cobrar de su trabajo particular. Vamos lo que se dice tener doble salario”.

Frente a las quejas sindicales, desde el Ejecutivo de Diego Ortiz han defendido que “la compatibilidad de los cargos públicos y políticos en el ejercicio de la profesión docente es un derecho que les asiste y se ajusta totalmente a la legalidad vigente”. Y en este sentido insisten en que “según la Ley de Incompatibilidades tanto los funcionarios, trabajadores municipales y políticos, pueden solicitar al Pleno municipal compaginar sus tareas en la administración pública con la docencia.

En el caso de los dos asesores, defienden desde el Ayuntamiento, se trata de “profesionales altamente cualificados”. Uno de ellos “con varios másteres en su haber y una amplia experiencia laboral” y en el otro caso “una doctora con mención europea, premio extraordinario de doctorado y una importante trayectoria profesional”.

De acuerdo con esto, Federico Sánchez, portavoz del PSOE, manifiesta que “para este Ayuntamiento contar con profesores universitarios entre sus filas debería ser motivo de orgullo y, por tanto, no tendría que suponer un problema como algunos insisten en ver”.

Sánchez expone que “ha habido críticas asociadas a uno de los asesores por ser portavoz de la oposición en otro Ayuntamiento, y quiero aclarar que se trata de un cargo no remunerado en una población de 6.000 habitantes”.

Finalmente, el portavoz socialista entiende que “mientras otros trabajadores dedican su tiempo libre a lo que estime conveniente, otros deciden dedicarlo a la labor de formar a otras personas, en horas que en ningún caso suponen menoscabo de las responsabilidades y obligaciones para con el Ayuntamiento de Pinto”.