Seis años después, Griñón tiene nuevos presupuestos para este 2021, que alcanzan los 11,4 millones de euros. Así lo aprobó el Pleno de la Corporación en una sesión que arrancó con polémica, ya que los concejales de PP, Podemos, VOX y PSOE, abandonaron el acto porque querían leer un comunicado fuera del orden del día.

El alcalde, José María Porras, les acusó de tener “miedo a debatir”, y anunció que se estudiarán acciones disciplinarias contra estos concejales, por ausentarse del Pleno sin causa justificada.

Sí estuvieron presentes los ocho ediles (alcalde incluido) del CID Griñón y el portavoz de Ciudadanos, único grupo en presentar enmienda a unas cuentas que prevén 2,9 millones de euros para inversiones, entre las que destacan el asfaltado de calles, la renovación del Paseo del Carraperal, el nuevo aparcamiento de la Plaza Mayor, la ampliación del Teatro municipal y la remodelación del Ayuntamiento y los polígonos de Griñón.

Los nuevos presupuestos también contemplan una partida de 207.649 euros para la Mancomunidad del Suroeste, que presta varios servicios en la localidad. Además Griñón cumple con la regla de gasto, arrojando un superávit de 143.000 euros.