Con el objetivo de contribuir a mantener el ecosistema que se está viendo alterado por la desaparición de ciertas especies polinizadoras como son las abejas, el Ayuntamiento de Fuenlabrada ha instalado en el Parque Agrario varios apiarios.

Se trata de siete colmeneros en los que viven unas 30.000 abejas que servirán, por un lado, para trasladar los enjambres que se localicen en lugares inadecuados de la ciudad y por otro, para realizar talleres y campañas informativas sobre la importancia de esta especie para la biodiversidad.

“En los últimos años numerosas amenazas como la explotación agrícola intensiva, el abuso de tratamientos fitosanitarios o el cambio climático están llevando a la desaparición de insectos, y por ello es importante poner en marcha estrategias para fomentar la presencia de estas especies”, explica el concejal de Sostenibilidad, Óscar Valero.

Un apicultor cuida los apiarios que se encuentran situados en el área del Parque agrario en una zona controlada y totalmente segura.