Ismael Jiménez ha emprendido una nueva etapa en el Atlético de Pinto, aunque en esta ocasión no lo hace vestido de corto. El excapitán del equipo rojinegro regresa a la entidad pinteña para incorporarse al cuerpo técnico y ya ejerce funciones de segundo entrenador, algo que a buen seguro le vendrá muy bien a Álvaro García teniendo en cuenta la ascendencia de Jiménez en el vestuario.

Apodado ‘el Gitano’ durante su estancia en el club como jugador, Jiménez tuvo que retirarse de los terrenos de juegos en el tramo final de la pasada temporada a consecuencia de una grave lesión que le impidió prolongar su dilatada carrera, que incluye 165 partidos disputados con la camiseta del Atlético de Pinto.

Como no podía ser menos dada la vinculación existente, el club le tributó un sentido homenaje durante el primer partido de la presente competición liguera ante el Rayo Vallecano B.

Ahora Jiménez, que posee el nivel 3 de entrenador,  ha regresado a la entidad rojinegra para afrontar un nuevo desafío profesional, esta vez desde el banquillo y es consciente de lo que le aguarda en este cometido. “Me toca emprender este nuevo rol junto a Álvaro García, que es un técnico con una amplia trayectoria y del que tengo mucho que aprender”, señalaba el flamante segundo entrenador del Atlético de Pinto antes de admitir que “no será fácil y habrá que tener mucha conexión tanto con el míster como con los jugadores, pero lo asumo con la seguridad de que las cosas van a salir bien”, remarcaba.