Un total de 1.707 familias madrileñas han sido atendidas desde abril de 2018 por la Comunidad de Madrid, a través del Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas regional, por la adicción de adolescentes a las redes sociales y a los videojuegos. Este Servicio ofrece a cualquier familia empadronada en la región, un tratamiento especializado destinado a adolescentes de entre 12 y 17 años con conductas de uso inadecuado, abuso o dependencia de las nuevas tecnologías.

El centro, ubicado en Madrid, dispone de una parte de prevención, otra de tratamiento especializado y de atención a profesionales. Se encarga de la evaluación de la conducta de los adolescentes, la interacción que les provoca el uso de las tecnologías en su vida cotidiana y su grado de pérdida de control, analizando si interfiere en las actividades escolares, las relaciones sociales y familiares y en su propio cuidado.

Por el momento, desde su puesta en marcha, ha atendido a 2.386 personas, entre familias con hijos y profesionales que trabajan con niños y adolescentes a través de formación y actividades divulgativas.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha hecho hincapié en lo importante de “prevenir, mejorar y a dar respuesta útil a la utilización inadecuada y abusiva que a veces, desgraciadamente, entre los jóvenes” en un momento en el que las nuevas tecnologías han cambiado la forma de relacionarse. “Es responsabilidad que nos incumbe a todos”, ha incidido.

Así, el Gobierno regional ha lanzado este miércoles la guía Aprender a convivir con el móvil, editada por la Comunidad, un manual “accesible y rápido” para familias que busca afrontar el uso de estos dispositivos y sus consecuencias.