“La Cultura se crea en los pueblos y se destruye en las ciudades”. Un ejemplo del axioma que planteaba Migue Delibes es Getafe. Mientras la Comunidad de Madrid da un respiro al sector cultural, posibilitando que las actividades artísticas ya comenzadas puedan concluir después de las 21.00 horas, hasta el toque de queda, Getafe va por libre y las suspende durante al menos quince días.

Ese ha sido el anuncio que ha hecho este miércoles la alcaldesa de la ciudad, Sara Hernández,  bajo el pretexto del aumento de la incidencia de casos de coronavirus en la ciudad.

“Este Gobierno municipal es responsable y no va a dejar de defender que la salud es lo primero. Que el Gobierno regional tome nota de las iniciativas municipales”, ha dicho Hernández, paradójicamente, en un centro erigido a la Cultura como es el Espacio Mercado. Algo así como Bruto a César, en nombre del pueblo, en la casa del pueblo.

Un ladrillo más al muro impuesto a este sector que empieza 2021 de la por manera en Getafe. Y es que ya algunos espectáculos tuvieron que suspenderse por el temporal. Con lo que las actividades de este tipo suman un mes de sequía.

Pasado este tiempo, Sara Hernández ha manifestado que se retomará la programación. Estará por ver cuántos artistas sobreviven a este impass en una ciudad, que se queda huérfana de vida en sus teatros y centros culturales.

Malos tiempos para la lírica, pues, en Getafe. Y eso a pesar de que los contagios en estos amplios espacios dedicados al arte son apenas inexistentes, pues es obligatorio el uso de mascarilla, hay restricción de aforo y predomina el silencio.

La alcaldesa ha añadido además su Gobierno se reunirá este jueves para tomar otras medidas de similar calado en otros ámbitos del municipio.