La Agencia de la Vivienda Social, el organismo público de vivienda de la Comunidad de Madrid que sustituyó al antiguo Ivima, tiene actualmente un total de 533 viviendas vacías en la región, cuando hay 3.412 familias solicitantes y en lista de espera. Según ha adelantado la ‘Cadena Ser’ y ‘El Mundo’, es el último dato oficial que tiene el Gobierno regional.

De esas 533 viviendas hay 179 pisos de la Agencia de Vivienda Social que están siendo reparados para que puedan ser habitadas. De hecho, hay otras 168 viviendas que están reservadas para emergencia social, para situaciones de desahucios o de excepción como en el caso como incendios o derrumbes.

También, hay 17 pisos del ‘plan caminero’, que son viviendas que se encuentran en los campos destinadas a los trabajadores de obras, con las que el Gobierno regional “aún no tiene decidido qué hacer con ellas”. Además, la Agencia de Vivienda Social tiene otros 69 pisos que se encuentran en trámites para ser reparados

De esta forma, los 179 pisos de la Agencia de Vivienda Social que están siendo reparados para que puedan ser habitadas y los 69 que se encuentran en trámites para ser reparados estarán listos para ser habitados, previsiblemente, para finales de este año. Desde la Consejería han señalado que tienen suelo en los desarrollos del Sureste para construir viviendas públicas, algo que “no se puede hacer por el momento porque el Ayuntamiento no desbloquea estos desarrollos”.

Asimismo, han asegurado que del Plan de vivienda hay 20.000 familias que se benefician de él y que hay un fondo de un millón de euros “para personas de especial necesidad en proceso de desahucio”.