Parcelas Alcorcón
DCIM100MEDIADJI_0046.JPG

La Comunidad de Madrid ha iniciado la tramitación para la supresión de la mayoría de las licencias urbanísticas que hasta ahora eran obligatorias, con el objetivo de evitar esperas de hasta doce meses.

Según ha informado este miércoles el vicepresidente, Ignacio Aguado, en una videoconferencia con periodistas, el Consejo de Gobierno ha aprobado el acuerdo para modificar la Ley del Suelo “e impulsar y reactivar” esta actividad dañada por el coronavirus, que tendrá que contar con el respaldo de la mayoría de la Asamblea de Madrid.

Con esto, todas las licencias urbanísticas, excepto las estatales, se sustituirán por declaraciones responsables, lo que ayudará a acortar los plazos y a atraer la inversión nacional y extranjera para que la recuperación económica de la región “sea una realidad”.

Aunque esta medida se pensaba contemplar en la nueva Ley de Urbanismo y Suelo en la que se está trabajando, la Comunidad de Madrid ha considerado tramitarla aparte e ir así “eliminando trámites burocráticos innecesarios que dificultan el trabajo del sector”.

AGILIZAR LOS TRÁMITES

Aguado ha aventurado que se suprimirán las licencias de obras menores, que “atascan” los departamentos técnicos de los ayuntamientos y hace que los particulares “pierdan tiempo en arrancar dichas obras”.

Por ejemplo, según explican desde el Ejecutivo autonómico, una comunidad de vecinos que quiere instalar un ascensor, o una rampa de acceso para personas con discapacidad dentro del edificio podrán ahorrarse trámites de entre dos y cuatro meses de tiempo.

Asimismo, una promotora podrá ahora levantar una promoción en un solar con edificaciones a demoler sin pedir licencia de demolición, por lo que se ahorra un trámite de seis meses pidiendo la declaración responsable.

La modificación se tramitará por el procedimiento de lectura única recogido en el reglamento de la Asamblea de Madrid, lo que permitirá que esta medida, si cuenta con los apoyos necesarios, sea aprobada este verano.