La Comunidad de Madrid ha remitido documentación al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) relativa a las actuaciones desplegadas en las residencias de Alcorcón. En este sentido ha solicitado el levantamiento de la medida cautelar adoptada en un auto, en el que ordenaba que se las dotara de personal sanitario necesario, así como los medios precisos para llevar a cabo pruebas diagnósticas de coronavirus.

Concretamente, la administración regional ha trasladado que en la Residencia Campodón (de gestión indirecta ) la situación es de “estabilidad”, con asistencia por parte de los profesionales de Atención Primaria (Centro de Salud Miguel Servet).

En el centro Amavir, su directora comunicó al Ayuntamiento, Bomberos y familias el riesgo de sus residentes si no se trasladaban mayoritariamente al hospital. Actualmente, estos residentes, además de encontrarse asistidos por Atención Primaria, han sido evaluados periódicamente por el Servicio de Geriatría del Hospital Fundación Alcorcón, que ha considerado que se encontraban en situación estable “sin ser necesaria su hospitalización”, en base al último informe del lunes 20 de abril.

Mientras, en ese informe se especifica que la residencia del AMAS tiene a todos los residentes en situación “estable”, contando con la asistencia de los profesionales de Atención Primaria (Centro de Salud La Rivota).

El resto de residencias (P. Zurita y Sanitas), que no menciona el auto, también están en situación “estable” y en seguimiento por parte de los servicios de Atención Primaria.

APOYO CLÍNICO “DIARIO”

Además, la Comunidad de Madrid asegura en su documentación que todas las residencias han recibido el apoyo clínico “diario y presencial” por parte de las enfermeras de preventiva, que forman parte del Servicio de Geriatría del Hospital Fundación Alcorcón, y la visita periódica de la geriatra de enlace. También se ha hecho entrega de los medicamentos de la farmacia hospitalaria que necesitaban, así como los tratamientos de oxigenoterapia.

Por otro lado, se han realizado por parte de la Consejería de Sanidad las pruebas PCR solicitadas y se les han suministrado los test de diagnóstico rápido que han solicitado.

También se ha tramitado derivación hospitalaria a todos los residentes en situación de patología aguda, en coordinación con los médicos que los atienden y a los no se les podía ofrecer el tratamiento adecuado en la residencia.