Mirthaines Castro de Ponzo, doctora en la Residencia de mayores Vitalia de Griñón, ha confirmado este viernes que el 20 de marzo recibieron por parte de la Comunidad de Madrid, un protocolo con criterios de derivación hospitalaria específicos de usuarios de geriátricos, en el que se excluía a determinados dependientes o con ciertas patologías asociadas.

Según ha explicado en la comisión de investigación sobre Residencias y Covid-19 que se ha desarrollado esta mañana en la Asamblea de Madrid, Castro de Ponzo ha dicho que ese día de marzo recibieron dicho protocolo. “Serán derivado al hospital todo aquel residente que tenga fiebre, tos, síntomas respiratorios, siempre y cuando que sean independientes para la marcha, que tuvieran una dependencia entre leve y moderad y que no tuvieran una comorbilidad asociada avanzada”, ha leído.

En el documento, ha indicado la interviniente, también se informaba a todas las residencias que para todas las derivaciones tenían que pasar antes por un geriatra consultor. A pesar de ella “no dejaba de llamar al 112 porque las circunstancias cambian”, aunque finalmente tuvo que acatar dichas órdenes “y los protocolos se cumplieron”.

“No estaba de acuerdo con el protocolo y lo manifesté, pero me dijeron que era un protocolo”

La doctora ha aseverado que comunicó a los varios médicos del hospital de Parla, al que pertenece el geriátrico, que no le gustaba este protocolo, que no fue el único, y que llegó a plantear la posibilidad de llevar a residentes enfermos con su coche al hospital. “Me respondieron que pasarían dos días en una silla hasta ser atendidos. Al final no lo hice”, ha relatado.

“No estaba de acuerdo con el protocolo y lo manifesté, pero me dijeron que era un protocolo. Son decisiones difíciles de tomar. Somos humanos y cuando una persona llega a la etapa final de su vida es triste que no pudiera estar con sus familiares y que tú no podías hacer más nada de lo que has hecho”, ha exclamado.

La compareciente ha confirmado que, en cambio, sí pudo derivar a hospitales a usuarios con seguro médico privado, alguno de ellos consiguió recuperares del coronavirus y ha vuelto a la residencia. Y ha aseverado que hubiera hecho lo mismo si el resto de los pacientes hubiera tendido dicho seguro.

Castro de Ponzo ha reconocido que en el punto álgido de la pandemia, en la segunda quincena de marzo, fue “un momento difícil para conseguir cosas porque el caos era total”. Así, llegó a pedir concentradores de oxígeno para sus pacientes y epis, que les mandaron del hospital de Parla y luego de la propia Vitalia.

La doctora ha defendido la actuación de este geriátrico de Griñón y de sus trabajadores. En este centro, que tiene una capacidad para 150 personas, solo murieron por Covid menos de 10 personas en ese periodo, ha avanzado.

“LO DIMOS TODO”

“En la residencia lo dimos todo, estuvimos sin dormir, al lado del familiar. En esos momentos estábamos agobiados, tristes, tuvimos sentimientos de impotencia. Aunque yo tenía una comunicación fluida con el hospital, comprendo que la situación era compleja. Yo seguí las indicaciones del hospital siempre. No sé si otros se hubieran podido salvar”, ha expresado.

Castro de Pozo también ha explicado que tuvo que realizar el proceso de aislamiento de usuarios y la sectorización del centro sin tener PCR. “Hasta el día 28 ninguna prueba logró hacerse porque no las mandaban. Ese día yo cogí la baja por Covid”, ha dicho.

“No conocíamos la patogenia, la manera de cómo el virus actúa en el organismo. Fue un carrusel, una situación caótica”

A preguntas de los diputados, la doctora de esta residencia de Griñón no sabe si se podrían haber salvado más ancianos si hubieran contado con más medios o más derivaciones, pero quienes murieron en el centro lo hicieron en condiciones dignas. “No conocíamos la patogenia, la manera de cómo el virus actúa en el organismo. Fue un carrusel, una situación caótica. Un protocolo lo hace un experto o un grupo, no lo hago yo”, ha dicho.

“Los protocolos son los pasos que tenemos que seguir ante una situación específica, pero van cambiando porque las situaciones porque van cambiando. Nos enfrentamos a un virus altamente contagioso y letal, que afecta a todo rango de edad. Pienso que la actuación la hicimos bien. Desde el punto de vista profesional cumplí y lo di todo y lo cumplí tal cual como debía haberlo hecho”, ha concluido Mirthaines Castro de Ponzo.