El comité de seguridad de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha concluido este miércoles que existe una “posible relación” entre la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 y los coágulos sanguíneos con niveles bajos de plaquetas. Por ello, ha establecido que estos acontecimientos adversos deben figurar en la lista de efectos secundarios “muy raros” de la vacuna.

Sobre la causa de estos eventos, la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, ha resaltado en rueda de prensa que, “según las pruebas disponibles actualmente, no se han podido confirmar los factores de riesgo específicos, como la edad, el sexo o los antecedentes médicos de trastornos de la coagulación, ya que los eventos raros se observan en todas las edades y en hombres y mujeres”.

En consecuencia, la EMA ha dejado a los países la responsabilidad de restringir o no su uso en determinados grupos de edad, como han hecho Alemania, Países Bajos o Estonia, que han limitado su administración a mayores de 60 años. Reino Unido ha anunciado, al mismo tiempo que la EMA detallaba los resultados de su última evaluación, que se intentará evitar administrar esta vacuna a los menores de 30 años.

“Cualquier decisión nacional sobre el uso óptimo en las campañas de vacunación también tendrá en cuenta la situación de la pandemia en cualquier país individual, y otros factores como la hospitalización y la disponibilidad de vacunas”, ha apuntado Cooke. “Las autoridades nacionales pueden decidir cómo quieren vacunar y con qué tipo de vacuna”, ha añadido al respecto la jefa del comité de seguridad de la EMA (PRAC, por sus siglas en inglés), Sabine Straus.

Cooke ha anunciado que, no obstante, el comité de seguridad de la EMA (PRAC, por sus siglas en inglés) ha solicitado “nuevos estudios y modificaciones de los que están en curso para proporcionar más información y tomará cualquier otra medida necesaria”. De la misma forma, se va a exigir a AstraZeneca que analice a fondo estas trombosis a través de ensayos clínicos.

“Así que podemos esperar que haya nueva información y nuevas recomendaciones a medida que pase el tiempo”, ha sostenido Cooke. La EMA se reunirá esta tarde con los ministros de Salud de la Unión Europea para discutir estos nuevos hallazgos.

LA EMA TIENE “UNA EXPLICACIÓN PAUSIBLE” A LOS TROMBOS

La directora ejecutiva de la EMA ha indicado que “una explicación plausible” para estos eventos es “una respuesta inmune que conduce a una condición similar a la que se observa a veces en pacientes tratados con heparina (trombocitopenia inducida por heparina, HIT)”. “Los datos actualmente disponibles no nos permitieron identificar una causa definitiva de estas complicaciones”, ha agregado Straus.

En cuanto a cómo evitar el riesgo de sufrir una trombosis tras recibir esta vacuna, la EMA aún no tiene claro cuál puede ser el tratamiento. “La comisión no puede recomendar ninguna medida específica para reducir el riesgo”, ha afirmado Straus, aunque apuntando que “los sanitarios no deberían usar heparina en casos como estos, sino otros anticoagulantes, pero no existe una recomendación de tratamiento todavía”.

“LOS BENEFICIOS SUPERAN LOS RIESGOS”, CON MATICES

En cualquier caso, el organismo regulador europeo ha determinado que “la combinación reportada de coágulos de sangre y baja de plaquetas es muy rara”, y que “los beneficios generales de la vacuna en la prevención de COVID-19 superan los riesgos de los efectos secundarios”.

Según la EMA, hasta ahora la mayoría de los casos notificados se han producido en mujeres menores de 60 años en las dos semanas siguientes a la vacunación. “Hemos visto que afecta predominantemente a las mujeres. Pero eso podría explicarse por la forma en que se está utilizando la vacuna en Europa”, ha puntualizado Cooke.

En el caso de la Comunidad de Madrid, los hospitales del sur de la región tiene previsto administrar AstraZeneca desde este fin de semana en 12.000 unidades.