La Empresa Municipal de Transportes de Fuenlabrada (EMTF) está realizando pruebas esta semana, con un autobús eléctrico sin pasajeros, que realiza el trayecto de la Línea 3 y al que precede uno de los autobuses de la empresa pública, con el objetivo de comprobar in situ, el comportamiento de estos vehículos no contaminantes.

“Se trata de probar su funcionamiento y ver cómo se adapta este tipo de coches cero emisiones, a las características de nuestra ciudad”, ha dicho el concejal de Movilidad, Felipe Pinel.

Entre los aspectos del vehículo que se están analizando estos días de manera práctica, según ha explicado el edil, se encuentran su autonomía y velocidad, agilidad de respuesta, su consumo y coste, así como la recarga de las baterías.

El uso de autobuses eléctricos para los desplazamientos urbanos es una tendencia en las grandes ciudades por los beneficios que reporta, principalmente para el medio ambiente. Además, las empresas fabricantes trabajan para adaptar otros requisitos que tienen que ver con sus interiores, como la capacidad y confortabilidad, así como su adaptación a personas con movilidad reducida.

Estas pruebas se están realizando, precisamente, en la semana que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, que tendrá lugar este viernes, 5 de junio.