La Escuela de Música de Leganés empieza el 2020 como acabó 2019, revindicando su futura viabilidad y denunciando la “situación límite” que viven desde hace años. Así este 9 de enero, jueves, han organizado un festival reivindicativo en la plaza Pablo Casals a partir de las 17.30 horas, frente a las puertas de la propia Escuela.

En el mismo, aparte de música, volverán a sonar sus denuncias sobre la falta de profesores en el centro. Según la el AMPA de la Escuela se necesitan hasta un total de seis docentes, un 23% de la plantilla, ya que en casos como violín o trompeta, los alumnos matriculados no han podido si quiera empezar el curso.

Esta situación se expande también a la falta de profesores de idiomas para canto, afinadores de pianos y transportistas de instrumentos, lo que provocó que el pasado 21 de diciembre fueran los propios alumnos quienes llevarán sus instrumentos.

Otra de las denuncias es que desde 2013 no existe convenio regulador entre Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Leganés para oficializar el traspaso de competencias del Gobierno regional al municipal, paso indispensable para solucionar los problemas que amenazan la viabilidad del Conservatorio, que también pasan por una mayor inversión como reclaman desde el AMPA.