El SEPRONA trabaja en la retirada del vertido de mascarillas

Agentes del Seprona han detenido al administrador de la empresa que estaría deshaciéndose de las mascarillas caducadas en vertidos ilegales en Valdemoro.

Las investigaciones comenzaron el 10 de mayo de este año, cuando la Policía Local de Valdemoro emitió informe sobre el vertido ilegal en tres puntos de dicha localidad, en el cual se encontraban numerosos envases de mascarillas quirúrgicas y FFP2 caducadas, sin usar y numeradas por lotes.

La Policía Local de Pinto, al día siguiente, emitió informe sobre la identificación del conductor de una furgoneta que se encontraría trasladando ingente cantidad de mascarillas quirúrgicas sin usar en su interior y que se corresponderían con la numeración de los lotes de Valdemoro.

También, el 15 de mayo, la Unidad de Medio Ambiente de la Policía municipal de Madrid, emitió informe sobre la localización de dos puntos más en el Distrito de Vicálvaro coincidentes con la numeración de los lotes que se localizaron en Valdemoro.
Los investigadores constataron que una empresa madrileña había adquirido más de seis millones de mascarillas sin acreditar la venta o cualquier otro destino final de las mismas.

Tras las respectivas inspecciones realizadas, se inmovilizaron 4.173.502 mascarillas y 123.500 test rápidos de antígenos en una nave en Illescas (Toledo) coincidentes con los números de lote de las mascarillas localizados en Valdemoro y Vicálvaro.

No obstante, los agentes llegaron a localizar diferentes contenedores marítimos ubicados en una finca en la localidad de Pinto, en el cual almacenaban todos los envases de mascarillas caducadas para posteriormente ser depositadas en los vertidos ilegales en Valdemoro y Vicálvaro.

De esta manera, el autor de los hechos, se ahorraba la cantidad económica de almacenamiento de las mascarillas caducadas o la gestión de la forma legal y correcta del depósito de residuos.

Finalmente, la operación policial se ha saldado con la detención del administrador mercantil de la empresa y la investigación del conductor de la furgoneta que trasladaba las mascarillas desde los contenedores a los diferentes vertidos.

Se le imputa a cada uno, un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por los vertidos, así como por el riesgo de incendio que se podría haber ocasionado.

830 METROS CÚBICOS DE MASCARILLAS
El pasado 10 de mayo uos vecinos de Valdemoro denunciaron ante la Policía Local varios vertidos de mascarillas.

En total eran 830 metros cúbicos de mascarillas sin usar con precintos de adulto y niño, lo que equivale, según informaron desde el Consistorio valdemoreño a entre 17 y 20 camiones.

El alcalde David Conde aseguraba entonces que “no se trata de un vertido puntual de un particular, sino de algo mucho más importante, que podría tener repercusiones penales”.