El portavoz de Unión por Leganés, Carlos Delgado, completa su semana negra. Si ayer metía la pata por criticar los estudios de la Infanta Leonor, este jueves se ha conocido que el Juzgado número 3 de Primera Instancia e Instrucción de Leganés le ha desestimado una demanda que interpuso contra el alcalde, Santiago Llorente, y cinco concejales de Gobierno. Demanda por la que le solicitaba 5.000 euros a Llorente y 2.000 al los otros cinco ediles. En total: 15.000 euros.

El fallo, fechado el 20 de enero, se enmarca dentro de la demanda que Delgado interpuso cuando un juzgado archivó en marzo de 2018 la denuncia del Director de Sostenibilidad, Javier Márquez, quien había acusado al portavoz de ULEG y el entonces concejal, Carlos Aranzana, de una presunta agresión.

La denuncia de Marquez, pues, fue archivada y CarlosDelgado emprendió acciones judiciales contra el alcalde y cinco ediles del PSOE, ya que a su juicio estaba recibiendo “calumnias y difamaciones”.

Sin embargo ahora, el Juzgado no compartido este criterio, al señalar que “no resulta acreditado que las expresiones desgranadas en la demanda hayan ocasionado perjuicio en los derechos del demandante”. Además, el juez atribuye esto a que “se efectuó en un contexto político y marco de contienda política”, recordando que “desembocó en la aprobación de una moción de reprobación”.

Así pues, el Juzgado número 3 de Leganés circunscribe todo este proceso en un “contexto de abierto enfrentamiento político”, en lo que supone un reproche a un edil que precisamente está para hacer política y no para otras cosas.

De modo que al no haber lugar a la demanda, se impone las costas al portavoz de Unión por Leganés, Carlos Delgado, si bien cabe recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid.