El proyecto deportivo del Getafe 21-22 está ya mucho más definido de lo que nadie hubiera imaginado hace apenas diez días. En ese corto lapso de tiempo, el club azulón ha anunciado hasta cuatro fichajes de calado dejando la configuración de la plantilla tan avanzada que, según especificaba este lunes el director deportivo, Ángel Martín, “el equipo podría empezar a competir mañana mismo y tendríamos un plantel competitivo y bonito”.

Y es que tras las incorporaciones de Vitolo, Macías y Mitrovic, este lunes era presentado en sociedad Carles Aleñá, uno de los objetivos prioritarios del club azulón y que finalmente se ha comprometido por las cinco próximas temporadas. Con estos cuatro fichajes, la dirección deportiva ha conseguido apuntalar las demarcaciones más deficitarias y el propio Martín subrayaba que solo las bandas precisarían alguna incorporación más.

En cualquier caso, descartaba la posibilidad de más llegadas a corto plazo y especificaba que “sí se hace algo, será para el stage de La Manga o para cuando vuelva el equipo de allí. La cosa está difícil y en este mercado todavía más porque no hay dinero. No se mueve nada y todo va a ir despacio”, auguraba.

Por lo que respecta a la presentación de Aleñá, el máximo responsable en materia de fichajes explicaba que “teníamos claro lo que es Carles porque ya había estado con nosotros. Era un objetivo difícil, pero ilusionante”, admitía, “y peleamos todo lo que pudimos hasta que se dio su llegada. Es tan buena persona como jugador y eso ha ayudado mucho”.

” Aquí pase seis meses espectaculares en los que me sentí muy cómodo, además de que el proyecto del nuevo entrenador me ilusionó otra vez”

El jugador, por su parte, explicaba que la decisión final tuvo mucho que ver con lo acontecido durante la pasada campaña. “Pasé seis meses espectaculares en los que me sentí muy cómodo, además de que el proyecto del nuevo entrenador me ilusionó otra vez”, comentaba antes de aclarar que “la primera decisión era venir aquí e hice todo lo posible porque es un proyecto que se adapta mucho a mí”.

Carles puntualizaba que, más allá de las conversaciones entre clubes, “la decisión ha sido mía porque me quedaba un año de contrato con el Barcelona y lo que quería era jugar porque tengo 23 años. Por eso cuando me plantearon el proyecto del Getafe no tuve ninguna duda”, indicaba antes de añadir que “me veo aquí durante muchos años porque durante seis meses me sentí como en casa”.

Respecto a las diferencias de perfil entre técnicos, el de Mataró subrayaba que “a Bordalás le estaré agradecido de por vida porque me hizo ver el fútbol de otra manera. El proyecto de Míchel es diferente”, admitía, “pero al final todos son para ganar y creo que me encaja perfectamente”.