La mascarilla será cien por cien obligatoria en la Comunidad de Madrid y se limitará la asistencia en terrazas y reuniones privadas en espacios interiores a grupos no superiores a diez personas. Medidas que entrarán en vigor, a partir del 30 de julio.

Así lo ha desgranado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en una rueda de prensa en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, en la que ha presentado medidas de choque para combatir el coronavirus, en el marco del plan ‘Madrid no se para’.

“Lo va a ser también en las terrazas, en todos los espacios públicos, aunque somos conscientes de que la inmensa mayoría de los madrileños ya la lleva de forma voluntaria”, ha dicho Ayuso, que ha agradecido a éstos su “comportamiento ejemplar”.

También ha justificado el uso de mascarillas obligatoria “para concienciar a los jóvenes”, y en un momento en el que la Comunidad esta recibiendo turistas. Eso sí, “muchos menos de los que desearíamos”.

CARTILLA COVID-19

La presidenta madrileña también ha adelantado la creación de una ‘Cartilla Covid-19’, para aquellos que hayan pasado el coronavirus, tengan anticuerpos o se hayan hecho una PCR. Sería un proyecto experimental con el que sería “más fácil” acceder a gimnasios, museos o cines.

Además, la Comunidad de Madrid contratará más rastreadores y el cierre de las terrazas será a la 1.30 horas, con control de entrada pidiendo el DNI y número de teléfono, para tener localizados a los clientes.