El viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, ha anunciado nuevas restricciones a la movilidad en la Comunidad de Madrid, que afectan a las zonas básicas de salud de Panaderas, en Fuenlabrada, y a Doctor Trueta y Miguel Servet, en Alcorcón.

Además se limitarán los movimientos en otras zonas de Madrid capital, como Campo de la Paloma y Rafael Albertí, en Puente de Vallecas; García Noblejas, en Ciudad Lineal; Vicálvaro-Artilleros, en Vicálvaro; y Orcasitas, en Usera.

La orden entrará en vigor el próximo 28 de septiembre, lunes, a las 00.00 horas y se aplicarán las mismas medidas que desde hace una semana, afectan a otras 37 zonas de la Comunidad de Madrid. Con lo que, a partir del lunes, serán 45 ya las zonas con limitación de movimientos en la región.

“Estas medidas tienen un fundamento puramente técnico, que buscan frenar los contagios de coronavirus y proteger a la ciudadanía”, ha dicho el viceconsejero de Sanidad, en la rueda de prensa donde se ha informado de las nuevas restricciones.

CRITERIOS APLICABLES

El primer criterio para que se apliquen las restricciones en un lugar concreto, es que la tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días sea superior a 1.000 casos por cada 100.000 habitantesPara calcular este parámetro es necesario dividir los positivos detectados en las últimas dos semanas entre el total de personas no contagiadas el primer día del ciclo.

Además de la incidencia acumulada superior a 1.000 casos por cada 100.000 personas, se debe tener en cuenta la tendencia. Esta variable, que indica si la tendencia es estable, creciente o decreciente, quiere decir que, en caso de tener una incidencia acumulada superior a la indicada y una tendencia decreciente, la zona de salud en cuestión no quedaría confinada.

El último criterio es el perimetraje. La Comunidad de Madrid pretende conseguir con esta última variable un “control perimetral de la movilidad” y, por lo tanto, podrían quedar confinadas aquellas zonas de salud con una tasa menor a la permitida, pero que estuvieran rodeadas por otras zonas confinadas. Es el caso de Francia, en Fuenlabrada, y de por qué, por ejemplo, Lavapiés no sufre estas restricciones.

DISCREPANCIAS

A la misma hora que la rueda de prensa del Gobierno regional ha comparecido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en un acto programado a última hora, y donde ha recomendado cerrar toda Madrid capital y aquellos municipios de la región con un alto índice de casos acumulados. En concreto, 500 casos.

Si bien ha dicho Illa que respeta las decisiones tomadas por Madrid, ya que el Gobierno central no se atreve a tomar las riendas de la situación en todo el país, teniendo el instrumento legal del Estado de Alarma para atajar la curva de contagios.

Zapatero ha reconocido que no tenía constancia de esa comparecencia ni de que se hubiese programado, y ha echado en falta que el Ministerio de Sanidad, dirigido por Illa, no tenga un criterio homogéneo para toda España y que puedan seguir las autonomías. “Han pasado cuatro días desde el lunes y en Madrid no ha ocurrido nada que nos obligue a cambiar los criterios”, ha señalado Zapatero.

“Vivimos tiempos complejos pero todos tenemos que hacer un esfuerzo ahora para no tomar decisiones más drásticas, que tomaremos siempre que sean imprescindibles para garantizar la seguridad de los ciudadanos”, ha zanjado Zapatero.