Agentes de la Policía Local de Arroyomolinos han obrado el milagro gracias a su pericia, salvando la vida de un bebé de un mes que se estaba atragantando.

Los hechos ocurrieron en la noche de este sábado, cuando dos policías se personaron tras un aviso en un domicilio de Arroyomolinos. Allí se encontraron al pequeño de tan solo un mes con signos de atragantamiento.

Hasta la llegada de los servicios sanitarios, los agentes consiguieron reanimarlo con las respectivas maniobras. “Unos minutos muy difíciles”, según han relatado desde la Policía Local, y que los agentes “no olvidarán en su vida”.