El Ayuntamiento de Griñón ha incorporado dos vehículos a la Policía Local a través de un contrato de renting por un periodo de 48 meses con 40.000 kilómetros al año.

Los vehículos, modelo Kia NIRO de categoría SUV y automáticos, van equipados con un aparato contra los atragantamientos, un desfibrilador y un extintor para ocasiones de emergencia.

“Pensando en el medio ambiente y en el ahorro de combustible, hemos pasado de los antiguos vehículos de diésel a unos vehículos híbridos con un motor de 1.600cc”, explican desde el Consistorio, poniendo el foco en el “ahorro de consumo de carburante y de emisiones”.