La residencia Dolores Soria de Pinto, gestionada por la Asociación Edad Dorada que pertenece a Mensajeros de la Paz, fue sancionada en 2015 con 14.000 euros por un problema de climatización en la instalación.

El alcalde de Pinto, Diego Ortiz, visitaba esta semana el centro concertado de mayores que gestionada la ONG del Padre Ángel para conocer de primera mano el problema y cómo se trabaja en la misma. “Las sanciones interpuestas en 2015 atienden a un problema de climatización que ya ha sido resuelto. No obstante, seguiremos haciendo visitas de forma periódica al centro”, apuntaba Ortiz.

Y es que esta semana también, y según adelantaba El País, la residencia Dolores Soria de Pinto se encontraba entre las 96 de la Comunidad de Madrid -sobre un total de 473 que existen en la región- que presentaban deficiencias en ámbitos como el mantenimiento de la instalación, la higiene o la falta de personal. Al parecer, y tal y como confirmaba el alcalde, en este caso sería la climatización que ya estaría resuelta.

Junto a Ortiz también visitó la residencia la concejala de Servicios Sociales, Toñi Soguero, y  el concejal de Mayores de Pinto, Alejandro Robles. Los tres dirigentes pinteños mantuvieron un encuentro con el Padre Ángel y con el nuevo director del centro, que explicó a los ediles el funcionamiento diario de la instalación.

La residencia Dolores Soria de Pinto, con capacidad para cien residentes, fue adjudicada por Junta de Gobierno en noviembre de 2012 a la Asociación Edad Dorada que depende de Mensajeros de la Paz. Una licencia de gestión con diez años de duración.

En aquella ocasión Pinto estaba gobernada por el PP de Miriam Rabaneda, y dicha adjudicación fue muy criticada por los entonces grupos de la oposición como PSOE y UPyD.