“¡Veo cosas maravillosas!”, dijo Howard Carter el 26 de noviembre de 1922 cuando introdujo una vela a través de un orificio en la antecámara de la tumba del Faraón Tutankhamón, fallecido hace más de 3.000 años.

Tras cinco años de meticuloso trabajo en el Valle de los Reyes, y poco antes del abandono de la excavación, el arqueólogo británico hizo un descubrimiento sin igual hasta el día de hoy: una tumba faraónica prácticamente intacta con todos sus tesoros.

Esa maravillosa tumba y más de 1.000 piezas del tesoro de Tutankhamón, tal y como fueron descubiertos por Carter en 1922, llegan a Madrid el próximo 23 de noviembre con la exposición ‘Tutankhamón: la tumba y sus tesoros’, que ocupará 2.000 metros cuadrados del pabellón 5.1 de IFEMA hasta el 19 de abril.

Los visitantes conocerán todos los detalles sobre la historia de Tutankhamón y los trabajos de excavación en el Valle de los Reyes. Además, descubrirán las tres cámaras funerarias del faraón tal como fueron encontradas en 1922, incluyendo la Máscara de Oro, una de las joyas más preciadas desde la Antigüedad hasta nuestros días.

Seis millones y medio de visitantes ya han visto la exposición hasta la fecha en ciudades que van desde Zúrich a Múnich, pasando por Budapest, Dublín, Bruselas, París y Seúl. En su primera visita a España, la exposición fue recibida con gran éxito por más de 450 mil espectadores. Y a partir del 23 de noviembre, podrá verse en Madrid.