La Unidad Militar de Emergencias (UME) se une a los Bomberos de la Comunidad de Madrid, Policía Nacional, Guardia Civil, Protección Civil y policías locales de los ayuntamientos de la región, para auxiliar a los conductores que se encuentran en estos momentos atrapados en las carreteras de la autonomía.

La UME ha sido activada por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias de la Comunidad de Madrid y tres columnas del organismo dependiente del Ministerio de Defensa han salido sobre la medianoche para sumarse a los trabajos en colaboración con los servicios madrileños.

Especialmente preocupante es la situación en la M-506, entre Alcorcón y Móstoles a la salida de la A-5, donde los conductores llevan horas atrapados en mitad de la nieve, soportando temperaturas bajo cero y con el único cobijo de sus coches.

También la A-4 a su paso por Pinto y Getafe y la M-40 en las Tablas y La Fortuna se encuentra atestada de conductores, que van saliendo uno a uno por el trabajo de las quitanieves.

Al resto de madrileños se les llama a quedarse en casa mientras dure la borrasca Filomena, que ha bloqueado todas las comunicaciones terrestres de la región.

“Para ello se ha activado toda la capacidad del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, el Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Madrid y se ha solicitado la activación de la UME para colaborar en estas tareas”, ha explicado el director del Plan de Inclemencias y director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, Carlos Novillo.