La Comunidad de Madrid ha enviado recientemente una carta a usuarios, familiares y residencias de ancianos de la región en la que detallan y explican actuaciones y recomendaciones a seguir en esta crisis del coronavirus, entre las que figura que se evitará el ingresos de nuevos internos y el permiso para que los sanos se vayan a casa de sus familiares.

Un total de 3.383 personas han fallecido el conjunto de las residencias de toda la región (centros socio-sanitarios) desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus hasta el jueves incluido, según datos oficiales. De ellos, 627 fallecieron en hospitales y el resto en las residencias.

La misiva concreta algunos puntos ya incluidos en el Plan de Choque sobre residencias, y señala que con motivo de la pandemia en cumplimiento de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad, ante la emergencia de salud pública causada, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha adoptado las medidas de prevención y contención necesarias para la vigilancia y control en materia de salud pública.

En su artículo segundo la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, establece que las autoridades sanitarias competentes “podrán adoptar medidas de reconocimiento, tratamiento, hospitalización o control cuando se aprecien indicios racionales que permitan suponer la existencia de peligro para la salud de esta población debido a la situación sanitaria concreta de una persona o grupo de personas o por las condiciones sanitarias en que se desarrolle una actividad”.

En virtud de lo establecido en su artículo tercero “con el fin de controlar las Enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible”.

En el ejercicio de la citada actividad de vigilancia epidemiológica, han constatado que las personas mayores “constituyen una población especialmente vulnerable a la enfermedad y los centros residenciales como instituciones o colectividades en las que conviven estrechamente múltiples personas”.

INDICACIONES

Por ello para una adecuada prevención y control de la transmisión de la enfermedad por coronavirus, la Comunidad indica que los familiares no podrán realizar visitas a las personas mayores que se encuentran en las residencias, que se mantendrá mientras continúen las restricciones a la movilidad por la epidemia.

Además, los centros informarán a los familiares de la situación de la residencia y del residente, mediante carta, circular informativa o telefónicamente si fuese necesario. En situaciones excepcionales, los familiares podrán acceder al centro, previo autorización de la residencia.

En estos casos, para el acceso al mismo, deberá utilizar mascarilla quirúrgica o el equipo de protección individual adecuado en cada momento. “De esta forma se reducirán al mínimo las probabilidades de trasmisión entre personas con el objetivo de evitar la circulación del virus en los centros”, apuntan.

Asimismo, se suspenden temporalmente las actividades de voluntariado en los centros y se evitarán los nuevos ingresos de usuarios en el centro a fin de evitar la transmisión de la enfermedad, salvo aquellos que fueran absolutamente necesarios.

“RECOMENDABLE QUEDARSE EN EL DOMICILIO”

Además, se permite el traslado del residente al domicilio de sus familiares para estar bajo el cuidado de su familia “siempre que se garantice que se trata de usuarios asintomáticos o test negativo”. “Este traslado podrá realizarse, garantizando por escrito la familia su permanencia en el domicilio familiar al menos mientras dure la situación de emergencia sanitaria”, indican en la misiva las autoridades regionales.

No obstante, si por cualquier circunstancia sobrevenida, que imposibilite el cuidado del mayor en el domicilio familiar, el residente debe volver a la residencia, este reingreso cumplirá los siguientes requisitos: que el mayor se encuentre, antes de su vuelta al centro, libre de síntomas o que se haya realizado un test de detección frente al coronavirus siendo el resultado negativo.

“En el escenario actual, lo más importante es proteger a las personas vulnerables, evitando el contagio que se puede producir en los contactos entre las personas, situación que acontece en la convivencia cotidiana en los trasportes, comedores, salas de estar, etc.; por ello si dispone de apoyo y una cobertura suficiente para permanecer en su propio domicilio, es muy recomendable quedarse en el mismo, hasta que el curso epidemiológico de la enfermedad se controle. Además así podrá satisfacer su desarrollo afectivo-relacional con sus familiares, los cuales, por motivos de seguridad tiene limitadas o restringidas las visitas al centro”, concluyen.