El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, ha manifestado este martes que “desde un primer momento el Ayuntamiento se puso manos a la obra” para tratar de frenar el coronavirus en la ciudad.

Llorente reacciona así tras conocerse los datos oficiales de la Comunidad de Madrid sobre el número de personas con Covid-19 que hay en los 179 municipios de la región, y donde Leganés es una de las ciudades con más infectados.

“Aunque sin tener datos exactos hemos sido conscientes del número de contagiados que había en Leganés a la vista de la presión asistencial que había en el Hospital Severo Ochoa“, ha dicho el alcalde.

Y en este sentido, Santiago Llorente ha recordado como desde el Consistorio “hemos llevado mascarillas y EPIs al Severo Ochoa y algunas residencias de la ciudad”. Así como el hospital de campaña levantado en el polideportivo Carlos Sastre, a escasos 300 metros del hospital.

COORDINACIÓN POLICIAL

El primer edil de Leganés también ha destacado que “desde un primer momento fortalecimos la coordinación entre todas las policías, también con Guardia Civil y unidades el Ejército que han venido a la ciudad”.

En cuanto a la limpieza, el alcalde ha señalado que se han reorientado los servicios, con diez equipos de desinfección “trabajando permanentemente en toda la ciudad”. Además todos los camiones de baldeo cuentan con productos desinfectantes, a los que se han unido los Bomberos de Leganés que trabajan en coordinación con todos estos equipos.

AYUDA A LOS MÁS VULNERABLES

Por otro lado, el regidor leganense ha hecho hincapié en que durante la crisis del coronavirus “hemos cuidado es la atención de los más vulnerables y a los mayores en particular, que todos los días reciben en su casa comida caliente que lleva Protección Civil, además de una atención telefónica personalizada por los Servicios Sociales”.

Finalmente Llorente ha remarcado que “ese programa de comidas se ha trasladado también a personas sin hogar y niños de familias con renta mínima de inserción”.