El Partido Popular de Leganés ha anunciado este martes que llevará al próximo Pleno municipal, previsto para el 28 de octubre, una moción en la que reclamará la dimisión del concejal de Seguridad, Óscar Oliveira, o en su defecto pedirá al alcalde, Santiago Llorente, que lo destituya.

Los motivos que argumentan los populares para esta petición se basan en que se ha constatado un considerable aumento de la delincuencia en la ciudad, a raíz de los incidentes violentos registrados recientemente en las fiestas de San Nicasio, en las que además hubo una evidente falta de efectivos policiales, problema del que se vienen quejando reiteradamente los sindicatos policiales.

Entre los datos más preocupantes del informe divulgado por el Ministerio del Interior, destaca, según denuncia el PP local, que las infracciones penales en Leganés han aumentado un 10,6 por ciento en el primer semestre del año, en comparación con el mismo período de 2020. Además, inquieta especialmente que las violaciones se hayan incrementado un 400%, que los robos con fuerza en domicilios hayan subido un 100%, que el tráfico de drogas haya crecido un 75% o que los robos con violencia e intimidación hayan escalado en 48 puntos porcentuales.

“Leganés se ha convertido en una especie de refugio para los delincuentes, que incluso se pasean con total impunidad y machete en mano por el recinto ferial”

“Sobran los motivos para que el edil recoja sus cosas, dimita y se marche a su casa. Si no lo hace, Llorente tiene la responsabilidad de relevarlo porque Leganés se ha convertido en una especie de refugio para los delincuentes, que incluso se pasean con total impunidad y machete en mano por el recinto ferial o provocando el pánico entre los vecinos que tranquilamente tomaban algo con sus hijos en el centro de la ciudad”, ha subrayado el portavoz del PP, Miguel Ángel Recuenco.