Foto: ACB Photo/E. Casas

El triunfo de este domingo en la cancha del Tecnyconta Zaragoza (77-80) ha resultado revitalizante para el Montakit Fuenlabrada, que acudía al pabellón Príncipe Felipe con muchas dudas por despejar tras la abrupta destitución de Agustí Julbe a resultas del traumático descalabro sufrido una semana atrás a manos del Baskonia (60-119).

Dos nombres propios emergieron en el segundo triunfo liguero de los fuenlabreños y lo más curioso es que ambos responden al apellido García. Uno es Néstor y el otro es Marc. El primero regresaba al banquillo fuenlabreño tras no llegar a un acuerdo para renovar el pasado verano, y el segundo firmaba una actuación estelar sobre la cancha.

Néstor ‘Che’ García tenía una auténtica ‘papeleta’ por delante teniendo en cuenta que apenas había dirigido dos sesiones de entrenamiento antes de visitar al Tecnyconta. Sin embargo, jugaba con cierta ventaja porque, tal y como él mismo reconocía a la conclusión del encuentro, “aquí conozco a todo el mundo” salvo a los nuevos, “a los que todavía estoy conociendo y a los que encontré con muchas ganas”. El técnico argentino advertía que “vamos a ir a por metas posibles y a corto plazo”, y en ese sentido lo primero que trabajaron “fue tratar de reducir los puntos que teníamos en contra”.

Marc García, por su parte, parece haber dejado definitivamente atrás los problemas físicos que le impidieron ser de la partida en los primeros compromisos oficiales. El escolta manresano se fue hasta los 19 puntos -con excelentes porcentajes de acierto- y 6 rebotes que le reportaron 23 créditos de valoración en apenas 15 minutos de juego, datos que corroboran su trascendencia en una victoria verdaderamente balsámica con vistas a un calendario que se avecina terrorífico.