grafitis en metro

Los graffitis en Metro de Madrid durante el año pasado generaron un coste al suburbano valorado en casi 1,6 millones, cantidad superior a los 1,3 millones que se contabilizó el año anterior (2016). Según exponen fuentes de Metro, durante 2017 se consumaron en las instalaciones del suburbano un total de 852 grafitis y 212 pintadas, mientras que se frustraron 1.174 intentos. El coste total de las tareas de limpieza y daños ocasionados en las instalaciones ascendió a 1.588.013 euros.

Las cifras del año pasado son superiores a las del año 2016 en relación a los grafitis, cuando entonces se contabilizaron 714, aunque desciende el número de pintadas pues se efectuaron 286 en las dependencias de Metro ese ejercicio. En diciembre, Metro de Madrid avanzó que iba a poner en marcha un servicio de limpieza específico para la limpieza “urgente” e “inmediata” de grafitis en sus estaciones por medio de un contrato adicional con un importe de 1,2 millones de euros.

Según ha explicado el consejero delegado del suburbano, Borja Carabante, se trata de un contrato extraordinario y específico para la limpieza de las pintadas, que tendrá una duración de cuatro años. El consejero delegado señaló que la limpieza de los grafitis en Metro es un aspecto “muy importante” para el suburbano, pues cuando aparece uno suele surgir “inmediatamente otro” y que ello “deteriora” la imagen y la calidad del servicio.

Carabante explicó que se trata de un contrato dirigido a la limpieza de las instalaciones de sus estaciones, pues en el caso de los trenes se hace a través del contrato ordinario. “La idea es que cuando se produzca, la limpieza sea de manera urgente e inmediata”, apostilló el consejero delegado, para detallar que el contrato estipula el tiempo concreto para proceder a la eliminación de los grafitis en Metro.