El nuevo Gobierno municipal de Madrid ha planteado este lunes, en la rueda de prensa tras su primera Junta de Gobierno, sus principales compromisos a alcanzar en la capital. Y uno de ellos es el de quitar los semáforos de la A-5 porque “han sido inútiles”, según el alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

Martínez-Almeida, la vicealcaldesa, Begoña Villacís y la portavoz del Ejecutivo municipal, Inmaculada Sanz, se han puesto también como primeros objetivos de esta legislatura la aprobación de la nueva Operación Chamartín, no multar en Madrid Central a partir del 1 de julio y llevar a cabo una rebaja fiscal. “Todo eso lo vamos a poner de inmediato en marcha”, ha explicado Sanz.

La retirada de los semáforos de la A-5 ha sido uno de los principales caballos de batalla en la campaña electoral tanto de PP como de Ciudadanos. Al igual que Madrid Central. Por eso se va a hacer un “proceso de reuniones con los afectados de Madrid Central” e impulsar la moratoria de multas a partir del 1 de julio.

REDUCCIÓN DE LA FISCALIDAD

Con la reducción de la fiscalidad, concretamente se quiere “devolver el dinero a los madrileños para generar oportunidades de riqueza y empleo”, así como un “plan de refuerzo para la devolución de plusvalías indebidamente cobradas”.

También, “de inmediato”, se pondrán manos a la obra para la elaboración de ordenanzas fiscales y un nuevo presupuesto para esa rebaja de impuestos. Se impulsará con premura la realización de una auditoría “de subvenciones y contratos, especialmente en la contratación menor”.

OPERACIÓN CHAMARTÍN

En cuanto a la Operación Chamartín, la “máxima intención” del Gobierno municipal es “poder conseguir que el proyecto de la nueva Operación Chamartín sea aprobado lo antes posible”. “Si podemos llegar a julio lo haremos, eso sí, teniendo todos los informes”, ha remachado Sanz.