Los semáforos en la A-5 comenzarán a funcionar el 26 de febrero, según el calendario que maneja el Ayuntamiento de Madrid. Así lo ha adelantado este miércoles el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, al término de la comisión del ramo. Calvo ha dicho que una vez instalados “quedaba por resolver un trámite con el suministro eléctrico”. El lunes 25 los semáforos ya empezarán a funcionar en ámbar para que los conductores limiten la velocidad a 70 kilómetros hora.

La primera fase de la actuación en la A-5 pasa por la instalación de los semáforos regulatorios del tráfico que van a permitir la incorporación desde la Vía de los Poblados a la M-40. Los de la segunda fase estarán en los cruces para permitir a los vecinos de barrios de Batán, Lucero, Aluche y Campamento, en el distrito de Latina, que puedan cruzar a nivel.

Los municipios limítrofes con Madrid y que conectan con la capital a través de la A-5 -Alcorcón, Arroyomolinos, Fuenlabrada- llevan desde mayo del pasado año rechazando la instalación de los semáforos. Hasta el PP, el más beligerante contra esta medida del Gobierno de Manuela Carmena, puso una denuncia ante el Defensor del Pueblo.

Sin embargo las quejas no han sido escuchadas por el Ayuntamiento de Madrid, que sigue decidido a poner en marcha los semáforos pese a reconocer en un informe que las retenciones pueden llegar a aumentar un 350%.

RADAR DE TRAMO

Los semáforos de la A-5 se suman al radar de tramo a 70 kilómetros por hora en la A-5, que ya está en funcionamiento, pero el Ayuntamiento ha dado dos meses de aviso antes de multar. Está situado entre el punto kilométrico 4+000 y 5+750 del Paseo de Extremadura.

El área de Medio Ambiente y Movilidad asegura que lo ha instalado para “aumentar la seguridad de peatones y conductores y reducir los efectos ocasionados por el ruido del tráfico sobre los edificios cercanos”.