El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado el expediente de contratación para la ejecución del plan para reducir los ejemplares de cotorras argentinas en la capital por 3 millones de euros. La disminución de esta especie invasora comenzará en octubre, durará 23 meses, y con ella se pasará de 13.000 ejemplares a 1.300.

Así lo ha indicado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, quien ha indicado que sacrificará al 90% de esta especie según el método que establezca la empresa adjudicataria y la Comunidad de Madrid, que es “la autoridad competente”. Siempre “de acuerdo a la ley de protección animal”.

El censo de cotorra argentina en los parques de Madrid ha crecido un 33% en los últimos tres años, pasando de las 9.000 registradas en 2016 a las 13.000 que se contabilizaron el año pasado, según la Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife. En 2005, se estimaba que en Madrid había 1.700 ejemplares.

Esta reducción se llevará a cabo mediante labores de captura de cotorras, el control de sus puestas, así como otras acciones como el apeo de nidos y retirada de restos, control biológico y veterinario, gestión de individuos capturados.

Esta especie genera problemas sobre la fauna autóctona y sobre el arbolado de parques, de zonas verdes y de alineación. Además, son considerados vectores por posible transmisión de enfermedades a humanos y sus nidos suponen un riesgo para la vida de las personas en caso de desprenderse.

En municipios limítrofes a Madrid, como Alcorcón, la presencia de la cotorra argentina se está convirtiendo también en un serio problema, al igual que en otras localidades como Getafe o Leganés.