La Comunidad de Madrid va a limitar las reuniones a 10 personas, tanto en domicilios como en la vía pública, siempre que no sean convivientes habituales. Además limitará el aforo en iglesias, velatorios, entierros, bodas, hostelería o casas de apuestas al 60%. En el caso de bares y restaurantes, las mesas deberán estar separadas entre sillas a 1,5 metros y las barras limitadas al 50%. En dichas barras, como en bodas, no se permite el baile.

En cuanto a festejos culturales, visitas a museos y otros eventos, los aforos se reducen de 25 a 10 personas y la actividad del guía turístico también se reduce a diez personas. De forma general, no se autorizan espectáculos en aquellos sitios que no se hagan de forma habitual, y las corridas de toros quedan suspendidas durante quince días.

Además se contratarán 1.000 rastreadores, que se suman a los 150 de Ejercito español, se harán dos millones de test que dan resultados en quince minutos y ya se preparan hoteles medicalizados, por si fuera necesario, para aquellos casos positivos que no puedan guardar cuarentena en su hogar.

Medidas que se han anunciado este viernes, que entrarán en vigor a partir de las 00.00 horas del próximo lunes, 7 de septiembre, y que se toman ante el aumento de casos de coronavirus confirmados por PCR.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha señalado que “hay más de 107 brotes comunicados en la región”, en los que “41 siguen activos, con una media de edad baja y mayor impacto en el sur de Madrid”.

A pesar de estos datos, Escudero ha dicho que la pandemia en la Comunidad “está controlada” y que “los madrileños pueden estar tranquilos”. Aún así, ha llamado a la responsabilidad a la población y a “no relajarse”.

El consejero de Sanidad ha informado también que las medidas se revisarán cada quince días, en función de la evolución de la pandemia.