La Comunidad de Madrid solicitará la semana que viene, previsiblemente este lunes, entrar a Fase 2 de desescalada y ha criticado que, ayer, el Ejecutivo estatal no accediera a las medidas de flexibilización solicitadas para la actual etapa, como la apertura de centros comerciales o que alumnos que van a examinarse de la EvAU volvieran para clases preparatorias.

Así lo ha indicado el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, tras la presentación del sello que ha creado la Comunidad de Madrid para certificar y fomentar las buenas prácticas de las empresas de la región frente a los riesgos asociados al coronavirus.

Aguado ha explicado que la semana que viene, en concreto el lunes, se pedirá el acceso a la Fase 2 para poder entrar en ese nivel de desescalada el 8 de junio, e “ir cumpliendo” los “plazos y las reglas del juego” marcadas por el Gobierno estatal para evitar “rebrotes” de coronavirus pero también que “más familias caigan en la pobreza”.

“SENTIDO COMÚN”

Respecto a las peticiones de flexibilidad denegadas a Madrid para la actual fase 1, el vicepresidente ha dicho que eran solicitudes de “sentido común” porque ahora no se comprende que un padre pueda ir con su hijo a una terraza a cualquier hora o que se pueda mover libremente para ver familiares y tener restringidos los paseos.

Lo mismo piensa sobre la apertura del centenar de centros comerciales que existen en la región al entender que pueden abrir “al igual que el comercio que está en la calle” porque se puede “guardar la distancia de seguridad”.

“No tiene sentido que no puedan abrir”, ha remachado Aguado para agregar que tampoco tiene lógica que los alumnos de 2º de Bachillerato que van a ir a examinarse de la EvAU no puedan retornar a las aulas para preparar las materia, dado que se juegan “mucho” como es el poder acceder a la universidad.

“Creo que es un triple error del Gobierno central que se aleja de lo que demanda la ciudadanía de Madrid”, ha apostillado el vicepresidente regional.